Cultura digital: Nativos, nómadas, inmigrantes y otras tribus.

Publicado en por Esteban Rama Ramírez Vildoso



El viernes 12 de junio hubo en Facebook un prolífico debate relacionado con los conceptos de nativos digitales e inmigrantes digitales, derivado de la Nota "Noto que hay una nueva generación de 'Inmigrantes digitales'" que escribió la académica Mariana Affronti para complementar con una nueva categoría las descripciones que hiciera el filósofo y psicólogo Alejandro Piscitelli en su libro "Nativos Digitales".

Esta Nota de Mariana generó más de un centenar de comentarios positivos, entre los cuales se destacaron los realizados por el profesor de la Universidad de Anahuac Jorge Alberto Hidalgo Toledo. Para resumir y dejar en limpio los comentarios vertidos, este profesor publicó hoy en su blog Inmersión Educativa el artículo siguiente que yo, un inmigrante digital, contribuyo gustosamente a difundir con la idea de mejor entender a los personajes de la nueva sociedad digital que está emergiendo:


El Continente digital y su tipología de usarios.

Retomando a Scolari y a nuestra necesidad de construir metáforas (para –en primer lugar- autoexplicarnos), sobre la cual trabajo es la del Continente digital. Bajo esta óptica yo ubico múltiples sujetos inmersos en el complejo digital, incluso antes de la llegada al Continente mismo y su Netnografía. Hago mención a ellos por si sirven para seguir reflexionando:

1) El Alquimista: aquél visionario que detecta una necesidad, un problema, un área de oportunidad y hace uso de sus lecturas, bagajes y recursos teóricos para plantear una solución tecnológica sin llegar muchas veces al desarrollo de la misma, sólo a su especulación. (Los teóricos)

2) El inventor: aquél que retoma los postulados teóricos del alquimista y desarrolla con todos los “códigos” y recursos tecnológicos a su alcance para construir o reconstruir (mush-ups) las naves sobre las cuales saldrán otros a buscar rutas para “comercializar especias”, atraer “tesoros” o conquistar territorios (Los Programadores)

3) El conquistador: aquél que percibe el potencial de negocio y mercado detrás de la tecnología; se actualiza, capacita, forma, domina, compra y vende la misma pero su motor no es el dominio del navío, la maravilla del viaje, sino lo que traerá a su regreso. (Microsoft, Apple)

4) El piloto y el marinero: aquellos que conocen a la perfección la operación del barco, las condiciones de viaje, el cómo lidiar tormentas y llegar a puerto seguro. Su compromiso está con la tripulación, su amor y pasión es el barco mismo y su conquista está en legitimidad que ganan entre los demás marinos a quienes presumen todos sus viajes (pensemos en los desarrolladores de código abierto y en la comunidad Linux)

5) El viajero: el que circula de navío en navío (su condición es transmedial, apasionada pero no comprometida, hoy va en barco, mañana en tren…) (Quizá aquí están los Pioneros adultos de Balardini y los Beta testers)

6) El misionero: el que viaja a nuevas tierras a difundir, sembrar e inculturar lo que otros Alquimistas han generado en su territorio de origen (Aquí incluiría a los instructores, universidades y docentes que nos encargamos de generar expertos web ya sea para que se conviertan en otros alquimistas, inventores y conquistadores; no sé si estos serían los inmigrantes de Alejandro)

Hasta aquí yo encuentro una serie de actores del “viejo mundo” que cuentan con una serie de usos, costumbres, apropiaciones y habilidades digitales, a veces mayores que las de los nativos. En términos de competencias ¿quién es más nativo, colono o inmigrante de todos ellos?, no lo sé. Lo que sí me queda claro es que generalmente partimos, en nuestra construcción teórica de lo ya dado y no del cómo llegamos a ese estadio.

Ahora bien ya dentro del “Continente digital” o como generaciones interactivas, hipermediales o digitales ubico a otras tribus.

7) Los nativos olvidados: aquellos sectores de la población excluida del proceso de digitalización.

8) La resistencia: grupos de nativos que aún cuando tienen dominio y competencias digitales se niegan a llevar una vida digital. Algunos de ellos también son grupos de choque en la misma red.

9) Los autoexcluidos: que no quieren participar del mundo digital, aunque tienen acceso a la tecnología. Se automarginan por ideología, destreza, edad o porque no comparten los beneficios que otros ven.

10) Los evangelizados: aquellos que fueron capacitados, formados e inculturados por los misioneros. Llevan una vida digital activa y receptiva a las nuevas prácticas que difundan los misioneros.

a. Los evangelizados sincréticos: mantienen sus tradiciones y el pensamiento análogo en modo híbrido con la vida digital.

b. Los mártires: son verdaderos autoconvencidos de la vida digital. Muchos de ellos no sólo son ortodoxos en la práctica de los principios, tradiciones, vivencias y prácticas tecnológicas, sino que su defensa es radical.

c. Los apóstoles: son los early adopters que se encargan de difundir y promover las innovaciones entre sus pares para hacerlos partícipes de los nuevos desarrollos. Terminan siendo más efectivos que los misioneros en proceso de inculturación digital.

d. Los mercaderes: aquellos que se encargan de construir el mercado (heavy users), la gran masa de los que adoptan las tecnologías, el corazón de la curva de adopción de innovaciones tecnológicas de Rogers.

e. Los arribistas: seguidores que adoptan las modas y tendencias para ser aceptados y valorados por sus pares.

11) Los autodidactas: aquellos que se autoforman competencias y destrezas digitales pues gustan de los desarrollos tecnológicos aún cuando su tribu no participe de ellos.

12) Los mestizos digitales: segunda generación de usuarios y que realmente nacen en el continente digital. Aún cuando su tribu (generación) vive ya en el mundo digital no todos participan en ella del mismo modo y se involucran con cada medio en diferente medida.

13) Los latifundistas: los que se apoderan de los liderazgos digitales para dominar a sus pares o a los usuarios venideros.

14) Los esclavos tecnológicos: los altamente comprometidos e involucrados con cierta tecnología generando dependencia aún cuando la tendencia y los usos migren.

15) Los extranjeros: que van y vienen de lo análogo digital pero sin comprometerse con la tecnología

16) Los Inmigrantes: los que desechan poco a poco el mundo análogo para vivir en las parcelas digitales

17) Los exiliados: los que por necesidad u obligación se tienen que comprometer con la tecnología aún cuando no gusten de ella.

Y así podríamos seguir ampliando nuestra lista. A lo que voy es que las condiciones históricas, circunstanciales, sociales, individuales a todos nos han llevado a involucrarnos de alguna u otra manera con las tecnologías de información. Independientemente, o quizá correlativamente a ello, cada uno guarda un compromiso e involucramiento con las tecnologías de información.

Para mí, lo apasionante es conocer de cada uno de ellos sus motivaciones, significaciones, usos y apropiaciones. Considero que son tan valiosas e importantes las vivencias digitales de un chico que nació, creció y se desarrollo en medio del boom digital, como las que tiene su madre que por primera vez usa un celular, el padre que depende de una laptop para hacer su trabajo, como de la tía que sólo usa el correo para mandar cadenas y postales virtuales, la abuela que piensa que un control remoto es obra del diablo, el maestro que se siente orgulloso armando una presentación de power point o el párroco que comparte sus homilías vía podcast.

Sin duda, el tiempo que nos ha tocado vivir guarda tantos misterios y maravillas como el que le tocó a los hombres, que como digo, tocaron estas tierras sin saber que al día de hoy nos seguiríamos preguntando por qué salieron de casa y qué se llevaron de aquí después de la conquista.

Domingo, 14 de Junio 2009
                                                                                                                         Esteban Andrés
                                                                                                                            R a m a r t
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post