Crisis: Cómo se perdieron US$ 50 mil millones de millones en 2008.

Publicado en por Esteban Rama Ramírez Vildoso


Agujero negro financiero


federal reservePor Esteban Rama Ramírez Vildoso.

 

Tal como se publicó hoy en algún periódico nacional conservador, según el Banco de Desarrollo Asiático, durante el 2008 se evaporaron aproximadamente 50,000,000,000,000 (50 billones) de dólares, lo que representa cerca del 100% del Producto Bruto mundial de un año. Para el que no es lego en materia económica, esto significa el valor de todas las transacciones económicas realizadas durante el año ya sea para consumo privado y publico, inversión productiva y transacciones comerciales. El informe estima que en América latina la merma en el precio de los activos financieros alcanza al 57 por ciento de su PIB.

 

Los sistemas financieros tienen la increible virtud de crear literalmente de la nada capital financiero a partir de la propia confianza en el sistema. ¿Qué quiere decir esto? Tomemos un ejemplo un poco en abstracto: Si yo depositó 100$ en un banco, creo que tengo 100$ ya que confío que podré disponer de ese dinero cuando el depósito venza y es por esa confianza que dejo la plata en el banco. Además, puedo utilizar ese depósito como garantía para realizar alguna operación, endosar depósitos, etc. Sin embargo, el banco presta o compra activos financieros (que es algo más o menos similar) por, digamos, el 80% de eso monto, es decir 80$, los otros 20$ constituyen su encaje y quedan en la caja fuerte del banco. Entonces, ahora hay 180$. A su vez, esos 80$=0.80*100$ son nuevamente depositados en algún otro banco del sistema financiero. Supongamos que el 80% de ese nuevo monto es nuevamente prestado: (0.80*100$)*0.80=100$* 0.80^2= 64 y así siguiendo.

 

Se constituye una serie geométrica hasta el infinito. La suma de esa serie geométrica es:

 

 

...donde z sería igual a 0.80. Entonces, dados mis 100$ el sistema tendría la capacidad de multplicar por 5 ese monto, ya que (1/1-0.80)=5. Esto significa que la confianza permitió que se crearán 400$ a los 100$ disponibles que fueron por mi introducidos al sistema. Esto es lo que se denomina como el mecanismo de multiplicación de los depósitos.

 

El problema surge cuando se pierde la confianza en el sistema y todos quieren recuperar sus tenencias. En este caso, el sistema financiero se transforma en un castillo de naipes. En la mayoría de los países del mundo los bancos centrales o instituciones intermedias actúan como prestamistas de última instancia garantizando el monto de los depósitos hasta un cierto límite, más allá del cual se realiza la pérdida. Ello es para evitar la posibilidad de que se sucedan corridas bancarias. El ejemplo que realicé es más bien una metáfora sumamente esquemática de la situación que se ha venido dando en los mercados financieros desde el año pasado, producto de la caida de los precios de la vivienda por haber ofrecido demasiadas hipotecas subprime. La falsa creencia de que los precios de la vivienda en los Estados Unidos no podían caer sobre-expuso al sistema financiero y creo una ola de desconfianza que hoy padecemos...

 

La situación empeora cuando la sangre llega a la economía real. Las empresas dejan de recibir créditos para disponer capital de trabajo o para sobrellevar el mal momento sin reducir la planta hasta que vuelva la bonanza y, a su vez, la gente temerosa de perder su empleo asume una posición precautoria y empieza gastar y consumir menos, a diferir el consumo durable (autos, heladeras, etc.) y ahorrar más haciendo que las empresas vean aún más deprimida su situación. Se inicia una suerte de círculo vicioso: no hay capital de trabajo disponible para financiar la actividad productiva, la producción baja, bajan las acciones de las empresas, aumenta en desempleo, la gente consume menos, y así siguiendo. La situación se torna dramática y por eso es el Estado el que debe actuar rápidamente proveyendo recursos al sistema y restituyendo el ciclo.

 

Según cuenta el presidente del Banco de Desarrollo Asiático y encargado de presentar el informe comentado, Haruhiko Kuroda, explicó que "las cosas van a seguir empeorando antes de que mejoren." Es por eso, que mantener la estabilidad del sistema financiero internacional es una prioridad para todos los países y, de cara al futuro, es tan necesaria una regulación internacional de ellos, para que estos eventos (producidos por la codicia financiera desmedida) que dan lugar al colapso del sistema, no vuelvan a ocurrir.

 

¿Querés compartir y contribuir a difundir este artículo entre otros?

 -Opina en este blog-

                                                                                                                              R a m a r  t

Etiquetado en Rama Noticias

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post