LA FORMA DE LA ESCRITURA Y EL CARÁCTER.

Publicado en por Esteban Rama Ramírez Vildoso

Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

En los dos números anteriores vimos ya que una escritura puede ser predominantemente curva o angulosa, en arcadas o en guirnaldas, cuadrada, caligráfica o tipográfica. Veamos a continuación otras posibilidades. Porque la FORMA en que escribimos hace que un texto pueda tener:

ESCRITURA ARMONIOSA Y ESCRITURA INARMÓNICA:
La escritura armoniosa es aquella ante la cual tenemos una clara impresión de equilibrio entre todos sus elementos; es una escritura bien dibujada, con gracia, con armonía.
En el polo opuesto, la escritura inarmónica es aquella que no guarda las proporciones, aquella en la que el desequilibrio entre sus partes es lo más llamativo; una escritura, en suma, donde predomina la irregularidad en el trazado.
A nivel de Grafotecnia -interpretación psicológica de los rasgos de la escritura-, debemos considerar que las personas cuya escritura es armoniosa cuentan igualmente con una personalidad equilibrada, llena de armonía, de elegancia en su interior y en sus manifestaciones externas.

Y, obviamente, aquellas cuya escritura es claramente inarmónica son personas con poca claridad de ideas, tendentes a la complicación a nivel psicológico, con poca elegancia (o casi nada)... Claro que hay que tener en cuenta que muchas personas escriben mal porque la vida no les ha ofrecido la posibilidad de cultivarse mucho en determinados terrenos. Hablamos más bien, pues, de quienes habiendo tenido esa oportunidad presentan una escritura de buen nivel gráfico pero inarmónica en el sentido de grandes artificiosidades y ampulosidades, que dan como resultado final una escritura poco equilibrada. En estos casos sí que estamos ante la escritura de una persona orgullosa... en el sentido más negativo de la palabra.
Pasemos a continuación a ver las características de la

ESCRITURA SENCILLA Y LA ESCRITURA COMPLICADA
La escritura sencilla está trazada de forma simple, escueta, nítida; no presenta rasgos superfluos ni complicaciones.
Podríamos considerar un paso más en este tipo de escritura que daría lugar a la escritura simplificada, en la cual el trazado de las letras se simplifica llegando a veces a la mínima expresión; eso sí, manteniendo en todo momento la claridad en la escritura y la legibilidad.
Por el contrario, la escritura complicada aparece llena de adornos, rasgos que no son necesarios para la ejecución de la letra y que más bien dificultan la comprensión del trazado, que incluso dificultan la lectura o la enlentecen.
Respecto a la interpretación psicológica, si nos encontramos ante una persona con escritura sencilla podemos tener la seguridad de que estamos ante una persona natural, que se muestra como es; normalmente será una persona en la que se puede confiar.
Por supuesto, no hay que analizar cada rasgo de forma aislada sino que deberemos considerar el conjunto. Y así, si el conjunto es una personalidad muy positiva, la escritura sencilla nos reflejará todo lo dicho anteriormente pero, en caso contrario, esa sencillez puede manifestar un espíritu mediocre, simplón... Hay que ver siempre el conjunto.

En el caso de la escritura simplificada, la interpretación psicológica se afianza aún más reflejando una persona de buen nivel intelectual, con gran capacidad de asimilación y de análisis, una persona objetiva, con buena capacidad de lógica, de razonamiento, capaz de realizar sus objetivos con el mínimo gasto de energía.
Pero no todo son cosas positivas porque, como siempre, tenemos que considerar el conjunto ya que si estamos ante una persona globalmente negativa este tipo de escritura reforzará la avaricia, la falta de sentimientos y la frialdad.
En el caso de la escritura complicada, el trazado de la letra no es más que un reflejo de los procesos mentales de quien la realiza; y así, nos encontraremos con una mente poseedora de una excesiva fantasía, personas a las que les gusta exagerar y enredar las cosas. Son las típicas personas que se mueven mucho, provocan mucho ruido pero hacen muy poco en realidad. Personas que destacan por ser vanidosas, mentirosas e intrigantes.
En el próximo número completaremos lo referente a la FORMA DE LA ESCRITURA de modo que los que estéis coleccionando la revista tened en cuenta que vamos terminando este bloque y estamos a punto de empezar el próximo
.


Mª Jesús Escudero Villanueva
Grafóloga y perito calígrafo


 

Etiquetado en Rama Tips!

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post