Wednesday 12 august 3 12 /08 /Ago 04:21

Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

Con esta entrega completamos el bloque correspondiente a la DIRECCIÓN DE LAS LÍNEAS DE LA ESCRITURA.

Bien, en el número anterior adelanté que dedicaríamos parte de la sección de este mes a comentar algunas cuestiones sobre el tema de las sinuosidades en líneas y palabras. Y eso vamos a hacer: ya dijimos que cuando las sinuosidades afectan a todo el cuerpo de una escritura suele tratarse de personas muy diplomáticas que destacan por su flexibilidad, su capacidad negociadora y su facilidad de adaptarse a las circunstancias... pero también hábiles para la hipocresía y la mentira; y, por tanto, no muy fiables.
Ahora bien, en ocasiones la sinuosidad afecta solamente a parte del texto, a alguna frase, línea o palabra. En tales casos nos encontramos ante un fenómeno muy claro y de gran utilidad: como el lector sabrá, en realidad es el cerebro el que escribe de forma que los impulsos nerviosos que de él proceden llegan a la placa motora, lugar donde hacen contacto las últimas terminaciones nerviosas con las fibras musculares correspondientes a los dedos que escriben. Así, todo lo que pasa por nuestro cerebro se refleja de forma automática en nuestra escritura. Es una simple cuestión neurológica y merced a ello se transmite tanto nuestro perfil psicológico (cómo somos) como las emociones y situaciones del momento (cómo estamos).
Pues bien, cuando al escribir una palabra o una frase se produce un determinado impacto emocional en nosotros, éste puede verse reflejado en nuestra escritura haciendo aparecer variaciones o alteraciones evidentes en su forma, variaciones que el grafólogo y el perito calígrafo experimentado detecta y valora con facilidad.
Vale la pena en este punto que cuente a modo de ejemplo algún caso recogido de mi experiencia profesional. Una mujer muy enamorada de su pareja descubrió un día que el hombre perfecto que parecía tener por novio se había quitado la careta y en realidad era, por decirlo de forma amable, "un buen elemento": la había estafado a nivel afectivo, a nivel humano, a nivel profesional y a nivel económico.
La mujer llegó muy afectada diciendo que no entendía cómo un hombre tan cariñoso podía haber cambiado tanto mostrándome para demostrarlo un montón de cartas escritas por el novio. Pues bien, pude hacerla ver cómo en las líneas en que aparecían las frases más cariñosas había marcadas sinuosidades en la escritura. Demostración palpable de que al escribir ese texto ESTABA MINTIENDO. Es más, siempre que la dedicaba una frase cariñosa estaba mintiendo. Luego quedaba claro que sus objetivos fueron siempre de otro tipo. Ello le ayudó a comprender que ella no había fallado, que él no había "dejado de quererla" sino, simplemente, que nunca la había querido. Y ello la ayudó a entender y a no sufrir por su causa.
En otra ocasión estaba haciendo selección de personal. La empresa buscaba una persona que dispusiera de vehículo propio y una determinada disponibilidad de horario para el puesto de trabajo que debíamos cubrir. Me llamó entonces la atención -al ver los cuerpos de escritura de los solicitantes- que una de las personas que había entrado en la selección final presentaba una clara sinuosidad en la línea donde afirmaba que disponía de vehículo propio para el trabajo solicitado. Le pregunté directamente sobre el tema y, efectivamente, era mentira ya que tenía un coche... pero estaba siempre en el taller y además no lo podía utilizar normalmente.
En suma, el cerebro y las emociones nos delatan algunas veces pero las sinuosidades en la escritura son aún más fáciles de identificar y nos pueden poner sobre aviso en más de una situación incómoda.
Y para terminar el bloque de la dirección de las líneas, veamos ahora...

LA ESCRITURA IMBRICADA ASCENDENTE
se reconoce porque las palabras empiezan sobre la línea base de la escritura y ascienden de forma clara a lo largo de su trazado.
A nivel psicológico se trata de personas entusiastas e impulsivas que tratan de dominarse pero que les cuesta; es algo que deben hacer constantemente, están siempre tratando de frenarse. Si esta imbricación es muy marcada y constante podría ocultar determinados problemas psicológicos. Como siempre, las exageraciones y los extremos suelen dar problemas pero no hay que darle más importancia si este rasgo aparece en un determinado momento de entusiasmo y euforia.

LA ESCRITURA IMBRICADA DESCENDENTE
Por el contrario, la ESCRITURA IMBRICADA DESCENDENTE empieza por encima del nivel de la línea base de la escritura y desciende hasta tocarla.
En estos casos estamos ante una persona que lucha ante la adversidad, una persona que puede estar momentáneamente hundida por sus problemas pero que saca fuerzas y se remonta constantemente. Suelen ser personas que mantienen un fuerte espíritu de lucha ante las situaciones desagradables: luchadores natos.


Mª Jesús Escudero Villanueva
Grafóloga y perito calígrafo

Por Esteban Rama Ramírez Vildoso - Publicado en: Rama Tips! - Comunidad: The world of the Rama r t
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Crear un Blog

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso