La Generación Gen-N; "Ya está...aquíí"!!!!!!!!!



Don Tapscott

Llegó la generación Net:

La generación integrada por los nacidos entre fines de los 70 y principios de los 90 empezaron a ingresar al mercado laboral y, como era de esperarse, trabajan de manera diferente.


Sanjiv tiene 26 años. Es un programador de Blue Ocean Networks, una pequeña compañía que desarrolla sistemas de software para redes de grandes organizaciones. A pesar de que le gustaba su anterior empleo en una empresa que diseña sistemas de reservas de pasajes aéreos, decidió sumarse a las filas de Blue Ocean porque le ofrecía un horario laboral flexible. Prefiere trabajar de noche y, durante el día, ir al gimnasio y trabajar como voluntario en un comedor comunitario local. Sanjiv es un típico miembro de la llamada “Generación Net” (Gen-N), criado, educado y socializado en un mundo de comunicaciones digitales. Una generación integrada por jóvenes nacidos entre fines de los años ’70 y principios de los ’90, los primeros que se “han bañado en bits”, diferentes de sus padres en la manera de jugar, aprender, comunicarse, disfrutar del tiempo y hasta pensar. Ya empezaron a ingresar al mercado laboral y, como era de prever, también trabajan de manera diferente.

Para atraer, retener y comprometer a esos empleados en un ambiente cada día más competitivo, las empresas deben entenderlos y aprender a tratarlos. En principio, detectar si alguien como Sanjiv perjudica o ayuda a la organización. ¿Su jefe debería considerarlo un personaje peligroso o un colaborador con espíritu emprendedor? La manera de relacionarse con empleados que tienen su misma edad es crucial, dado que algunos serán los líderes del futuro.

Sin embargo, un departamento que pueda aprovechar los rasgos innatos de la Gen-N, alentará la innovación. La compañía no sólo atraerá empleados con un alto potencial; además, los cambios implementados darán nueva forma al ambiente laboral, beneficiando a nuevos y antiguos empleados por igual.

Metáforas de la Gen-N

Para ilustrar esos atributos —en realidad, normas que guían el comportamiento de los jóvenes—, nada mejor que retomar los escenarios de ficción que tienen como protagonista a Sanjiv, y vincular cada uno de ellos a las tecnologías con las que se formó la Gen-N.

Velocidad. Una buena metáfora de la velocidad que distingue a los integrantes de la Gen-N es la mensajería instantánea (IM). La posibilidad de  “chatear” en tiempo real con una base de datos de contactos de todo el mundo estandarizó la comunicación rápida.

Para una generación acostumbrada al flujo acelerado de la información, los largos procesos de trabajo adoptados por la generación anterior son detestables. Y, en este sentido, el protocolo es un gran desafío, en especial porque limita el acceso de las nuevas ideas provenientes de niveles inferiores de la compañía. Además, frustra las expectativas de una comunicación directa, de par a par, por email o IM, que tiene la Gen-N.

Debido a ello, es fundamental que las compañías encuentren el equilibrio entre velocidad y protocolo. Además de querer comunicaciones rápidas, los trabajadores más jóvenes aspiran a acelerar su carrera profesional.

Libertad. Esta norma de vida se ilustra mediante los teléfonos móviles y los motores de búsqueda; tecnologías que representan, respectivamente, la libertad física y la intelectual. Gracias a un teléfono celular, como es sabido, cualquier persona puede contactar a otra desde casi cualquier lugar. A su vez, por brindar la posibilidad de encontrar información y filtrar una amplia variedad de opiniones, los motores de búsqueda son herramientas ideales para investigar y saciar la curiosidad intelectual.

Todas las generaciones valoran la libertad. Lo diferente es el grado de libertad con el que han crecido los jóvenes de la Gen-N, tanto en el contexto intelectual como en el geográfico y el temporal. Cuando las actividades laborales requieren que los empleados estén en la oficina de 9:00 a 18:00, la demanda de horarios y ambientes de trabajo flexibles de la Gen-N resulta problemática. Las empresas que no puedan compatibilizar la dicotomía entre libertad y estructura necesitarán otros incentivos para retener a los empleados más jóvenes y de alto potencial.

Apertura. La posibilidad de compartir archivos mediante Napster y otros servicios similares, además de haber revolucionado la distribución de música, programas de televisión y películas, alentó la apertura entre los miembros de la Gen-N. La necesidad de apertura surgió, también, del acceso a una amplia variedad de herramientas de comunicación. Por lo tanto, es muy importante que los jóvenes entiendan y se sientan entendidos por quienes los emplean, no sólo en su vida laboral sino además en términos de sus redes sociales, hobbies e intereses.

Autenticidad. Una de las mejores maneras de entender a la Gen-N es a través del “blogging”, medio que ejemplifica la autenticidad a la perfección. Los blogs son públicos y privados; a muchos jóvenes no les avergüenza publicar en la Web sus historias personales, ni que las lea cualquiera. En las organizaciones, la autenticidad sirve como una herramienta de diagnóstico; un termómetro constante del lugar del trabajo, que mide la fortaleza y la relevancia de la relación empleado-empleador. Sanjiv detesta los mensajes de email masivos que hacen circular a diario los gerentes de la empresa. En cambio, querría entender qué tipo de personas son, qué los motiva y qué hacen en su tiempo libre. También le gustaría saber en qué se basan para las contrataciones y ascensos, y por qué son tan herméticos sobre el proceso de toma decisiones.

Definir cómo debería ser un ambiente laboral auténtico es una cuestión subjetiva. Pero, para empezar, los gerentes tendrían que auspiciar un ambiente de confort informal, que invite a la crítica y la acepte.

Diversión. A menudo, la gente adulta confunde la pasión por los video-juegos con una señal de inmadurez. Si bien es cierto que a los jóvenes de la Gen-N les encanta la diversión, el desafío que representan esos juegos también es importante para ellos, en especial porque satisfacen sus ansias de logros, al igual de lo que ocurriría con la implementación de un proyecto de trabajo complejo.


Don Tapscott, fundador y presidente de New Paradigm,es un experto en el valor estratégico de la tecnología de la información. Ha escrito The Digital Economy,Growing Up Digital: The Rise of the Net Generation y The Naked Corporation, entre otros libros. El más reciente, Wikinomics (2006), se convirtió rápidamente en un best-seller.

                                                                                                        Esteban Rama Ramírez Vildoso

                                                                                                                         R a m a r  t